martes, febrero 27, 2007

Homenaje a Guille Martín: “Ráscale Guille” - Parte 3 - (Zaragoza 26/01/2007)

Bunbury daba paso a otro gran amigo de Guille Martín y un referente de la música de nuestro país: Jaime Urrutia. Con su inconfundible pose, Jaime supo rodearse de buenos amigos esa noche contando con Amaral para tocar “Completamente feliz” o con Bunbury para recordar “¿Dónde estás?” la canción que les unió en un mismo estudio junto a Loquillo, Calamaro y por supuesto Guille Martín. Además también sonaron “Mentiras” y “Barbaridad” con Leiva al bajo.

Y si Jaime Urrutia es un referente, Aurora Beltrán, cantante de Tahures Zurdos, no podía ser menos. La rockera por antonomasia de la música española salió acompañada por Gabriel Sopeña para interpretar cuatro temas, uno de ellos en el que hacían mención a Guille Martín. También en otro tema se les unió José Lapuente cantante de Dos Lunas (ex Proscritos).

Si hablamos de estrellas rockeras, en un homenaje de tales características no podía faltar una de las grandes figuras del Rock en español. César Láinez lo presentó de una forma clara y sencilla: “Un tío con dos metros de huevos”. Evidentemente se trataba de Loquillo y los Trogloditas, otras de las actuaciones más esperadas ya que fue la última banda en la que estuvo Guille Martín y con la que grabó el DVD y CD “Hermanos de sangre”. Por esto mismo fue el grupo que más tiempo estuvo sobre el escenario escogiendo para la ocasión temas como “Arte y ensayo”, “Veteranos” (junto a Carlos Segarra de Rebeldes), “Feo, fuerte y formal”, “Cuando fuimos los mejores”, “Las chicas del Roxy”, “Rock ‘n’ roll actitud”… Además tuvieron un invitado muy especial, ya que Sabino Méndez se unió con su guitarra para poner la guinda en clásicos como “El rompeolas” y “Rock ‘n’ roll star” (en esta última, Jaime Urrutia también apareció para cantarla junto a Loquillo y Sabino).

Tras Loquillo, fue el turno de Los Cármenes otro grupo de Zaragoza con el que Guille Martín compartió, sobre todo con su guitarrista Nacho Estévez “El niño”, noches tocando por bares hasta las tantas de la madrugada. El grupo tocó “Dignidad” (tema de su primer y único disco) y “Para no olvidar” de Los Rodríguez.

La primera impresión que tuve al ver el cartel del homenaje a Guille fue de asombro total. Pensaba que alguien había hecho un montaje con el Photoshop y había seleccionado grupos y artistas imposibles de conseguir. Pero conociendo el temperamento y la amabilidad del guitarrista, era lógico que todos estos músicos se volcaran voluntariamente en la participación del mismo. Además el cariño de la gente hacia Guille no venía solo del mundo de la música, sino que había gente como el concejal zaragozano Luis Pastor que también quiso mostrar su afecto apareciendo en escena. Él fue el que unió en matrimonio a Guille y al amor de su vida, su mujer Gabi, que conoció en Zaragoza. Seguro que para ella fue una noche muy especial llena de emoción y recuerdos.

La noche del 26 de enero del 2007 sin lugar a dudas formará parte de la historia de la música de este país por congregar a tantas figuras sobre un mismo escenario. Aunque también quedará grabado en la memoria de todos por el regreso (en realidad nunca se han marchado) de una formación mítica zaragozana: Niños del Brasil. El grupo reaparecía con la formación básica, más la incorporación del guitarrista Jafi Marvel, después de 5 años sin pisar un escenario como Niños del Brasil para celebrar su 20 aniversario. Espectacular fue el sonido y la puesta en escena para tocar temas como “Al oeste” y “Party party”, además de una sorpresa en forma de versión adaptada al castellano del “Wonderful life” de Black que Santi Rex cantó a dúo con, según palabras textuales suyas, “uno de los mejores vocalistas de este país”: Javier Ojeda de Danza invisible. Sin duda alguna, la vuelta de Niños del Brasil uno de los grandes acontecimientos de este año que tendrá continuidad a partir de Mayo.

Javier Ojeda continuó en el escenario para presentar un par de temas de su primer disco en solitario “Polo Sur” en el que ha contado con la colaboración de Nacho Serrano (teclista de Niños del Brasil) en la producción o del bajista de Héroes del silencio Joaquín Cardiel. Javier demostró que, a parte de tener una gran voz, sobre un escenario siempre es pura energía.

Otros que no podían faltar eran el mítico grupo La frontera. Una actuación muy especial ya que Guille estuvo con ellos en la inolvidable gira de 1992 que daría como resultado el disco “Capturados vivos” uno de los mejores directos editados en España. Sonaron clásicos como “Viento salvaje”, “Cielo del sur”, “Juan Antonio Cortés” o la siempre aclamada “El límite”.

Más amigos que también quisieron unirse al homenaje fueron Lou Garx, que interpretó su tema “Caminando” y el argentino Andy Chango que para la ocasión eligió una mezcla de clásicos de Loquillo, Gabinete Caligari…

Los siguientes en salir fueron Rubén y Leiva aunque esta vez no lo hicieron para acompañar a alguien, sino para interpretar dos temas de Pereza: “Animales” y “Pelos de punta”.

Y como todo lo bueno tiene un fin, que mejor forma que hacerlo de la manera más emotiva. Como punto final, el hermano de Guille, Fernando Martín, salió para recordar la memoria de su hermano y agradecer la presencia tanto de músicos como de todas las personas que habían hecho posible este homenaje (incluido público). Fernando, entre lágrimas, comentó la relación tan especial que tenía Guille hacia Zaragoza y todo lo que en ella había encontrado. Junto a los componentes de Pereza tocó dos temas de Desperados, el grupo que tuvo conjuntamente con su hermano, además del clásico de Burning “Una noche sin ti”, dedicada a Johnny ya que Burning también estaban en el cartel de esa noche, pero por motivos de salud de su vocalista, no pudieron estar presentes. Y para terminar, como buen broche de oro, Fernando Martín invitó a subir al escenario a todos los músicos y gente que desde un lateral observaban el concierto para cantar todos a la vez una versión en español del “Dead flowers” de los Rolling Stone.

Al final, caras de satisfacción, entre el público, una organización perfecta y la sensación de haber vivido una noche mágica difícil de olvidar. Seguramente desde una posición privilegiada junto a Jimmy Hendrix, Brian Jones o Pepe Risi, Guille Martín se sentiría especialmente feliz viendo a tantos amigos juntos. Seguro que allá donde esté sigue rascando su guitarra celestial y montando una auténtica fiesta.

Texto: Juan Garrancho
Fotografías: Ángel Burbano - Aragón Musical

1 Comments:

  • Bueno blog, tendré que visitarlo más seguido.
    Saludos desde México de otro hijo del rock es español.

    By Blogger Rodrigo, at 2:36 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home