lunes, enero 15, 2007

Gran éxito de Gonzalo Valdivia y su "The Wall Performance" homenaje a Pink Floyd (Huesca 3 y 4/01/2007)

Cuando el talento, virtuosismo, genética y arte se juntan con el trabajo serio y constante de dos años en el local y una banda fantástica sólo puede surgir un espectáculo audiovisual sin igual en este país y Huesca fue testigo de excepción de un concierto único en su concepción y ejecución que ya han disfrutado anteriormente otras ciudades importantes del país.

Durante los días 3 y 4 de enero en el Centro Cultural del Matadero lleno de fans amantes de la música de Pink Floyd, Gox Valdivia y Héroes del Silencio se pudo disfrutar de lo que en DVD gozaremos en el futuro gracias a Producciones Sivrada y Raúl Estaún (Ganador del Mejor Videoclip del Año por Voluntaria Crucifixión de KARHE) que grabaron para la posteridad.

Comenzó el show con el extraordinario tema “Chip” de Trigonometralla de Juan Valdivia de fondo mientras una presentadora virtual, Raisa, nos iba preparando para el comienzo real que enlazado con un atronador sonido de guitarras que hacían estremecerse en un perfecto diálogo entre Pablo Miquel con su Fender Telecaster y Gibson Les Paul a cargo de Gox nos introdujeron de lleno en el concierto en directo. Gonzalo Valdivia tocó dos Gibson Les Paul, una negra y otra rosa y de ellas extrajo el más bello sonido alternando la fuerza rabiosa del Rock con la delicada sensibilidad de los temas más lentos y dolientes.

Tema a tema The Wall fue cautivando al público desde el principio. Tres pantallas, una grande en el centro y dos más pequeñas a los lados recreaban pasajes de la película del mismo nombre que un día Alan Parker estrenó con la música de Pink Floyd de fondo tratando temas como la educación represora, el sexo, las drogas y la desesperación. Para seguir sin perder sentido las canciones abajo aparecen subtituladas todas ellas pudiendo entender sin problema su significado.

Además de las impactantes imágenes de dicho film cobran especial protagonismo las proyecciones multimedia del creador Víctor Recua, un artista digno de conocer por su labor y persona. Imágenes de telediarios, realities, película del Muro, dibujos animados, cuadros bellos y colores embriagadores en toda suerte de formas y texturas. Resulta muy difícil explicar el arte y más en este caso donde no hay tregua al descanso unas veces provocando en el espectador el análisis de la sociedad o política actuales y otras deleitando los sentidos por su belleza. También Nacho Valdivia sobrino de Gox colaboró con unos preciosos dibujos en este fondo visual aportando la visión de un niño.

Temas clásicos como “Another brick in the wall”, “Run like hell”,”Hey you” son algunas de las composiciones que pusieron al público de pie en la sala además de los momentos en que Gonzalo brilla especialmente en complicados solos de guitarra donde se pone de manifiesto que es un guitarrista increíble además de haber adquirido un nivel vocal realmente sorprendente. Desde el primer The Wall que pude presenciar en 2005 se ha podido ver a un artista en clara progresión ascendente consiguiendo una actitud rockera cuando hace falta, expresividad escénica interactuando con los actores de la compañía Jeribeque y recorriendo el escenario y sala en endiabladas carreras saltando al patio de butacas o haciendo brotar sonidos llenos de suavidad y dulzura bajo un foco de luz.

No puedo dejar de nombrar a todos y cada uno de los integrantes de esta fantástica banda: Pablo Miquel, una guitarra que complementa a Gox con un gran nivel y efectividad. Rosa Eva (Dream Eva)que da la réplica vocal a Gonzalo brillando a gran altura en solos y coros. Una voz importante. Esperanza (Queen Faci) al bajo siempre perfecta en su labor y presencia en escena. Carlos Staff a la batería con una contundencia y ritmo determinantes en la base musical del espectáculo. Gran acierto el haber incluído a un teclista, Hugo Romero, en estos dos shows donde temas como “Shine on you crazy diamond” llegan al corazón por la compenetración entre teclado y guitarra.

Mención honorífica también para los actores que reproducen algunos de los pasajes más emblemáticos de la película de The Wall. Pertenecientes a la compañía Jeribeque hábilmente dirigida por María Galindo van pasando de escenas llenas de sensualidad como en la que una prostituta coquetea con Gox hasta algunas llenas de violencia viendo cómo el protagonista de la película destroza una televisión, una lámpara que tira a la primera fila del patio de butacas y arroja ladrillos del muro de cartón que adorna el escenario después de rechazar la invitación de la prostituta. Un maestro anticuado y restrictivo es retado por Gonzalo haciéndole desistir en su empeño y entregándose a la música con un teclado que se cuelga al hombro. En otros momentos una anciana y una joven son sometidas a un juicio por parte del juez maestro. Su labor sirve para adornar más si cabe lo que el público ve y escucha, un concierto, una proyección de imágenes y una representación teatral.

Además de lo que es The Wall como concierto ante la petición de más por parte de todo el mundo que en pie aplaudía tuvieron la generosidad de ofrecer un bis que a todos encandiló por su extensión y adecuado repertorio: "Dogs", "Shine on your crazy diamond", "Wish you were here", "Time", "Money" y "Have a cigar".

Aquí acaban dos años de intenso trabajo y gira, Gonzalo Valdivia anunció tras el concierto del jueves un punto y aparte en esta experiencia. Desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo en todo aquello que emprenda puesto que talento y apoyo no le faltarán.

Susana Almarcha Mingote (SusanQ)

1 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

<< Home