jueves, enero 11, 2007

Espectacular llenazo de Fito & Fitipaldis en el Palau Sant Jordi (Barcelona 01/12/2006)

El hecho de que se agotaran las localidades de pista la primera semana en la que se pusieron a la venta las entradas, y que a mediados de la segunda semana ya no quedaran ni de grada, no fue más que un aviso de que lo que iba a suceder el día 1 de Diciembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona iba a ser algo muy grande. Y así fue, Fito & Fitipaldis ofrecieron un conciertazo de dos horas y cuarto largas ante 18.000 personas, quedando a la altura de cualquier estrella internacional.

A las 20:30 h, una hora y media antes del comienzo del concierto, ya estaban ocupados la práctica totalidad de los asientos del Sant Jordi. No es que los asistentes tuviéramos excesivo interés en ver al grupo The Zodiacs, los cuales actuaban de teloneros de Fito & Fitipaldis esa noche, sino que al no estar numeradas, los que tuvimos que adquirir entradas de grada por no poder conseguir de pista, no queríamos perder la oportunidad de ver el concierto desde una ubicación más o menos aceptable. Este hecho hizo que los nombrados The Zodiacs, una banda de esas de mucho ruido y pocas nueces más pendientes de las posturas y de mantener una actitud macarra que de la propia música, actuaran durante media hora frente a un aforo que muchos grupos consagrados quisieran para sí mismos.

Sobre las 22:00h se apagaban las luces y empezaba la proyección en las pantallas del Palau de una cabecera introductoria de dibujos animados instrumentada con música jazz, más propia del inicio del Show de la Pantera Rosa que del inicio de un concierto. En ella se podían leer unos títulos de créditos presentando a cada uno de los miembros de los reformados Fitipaldis, mientras una caricatura animada de Fito iba moviéndose de un lado para otro. Finalizada la introducción, aparecían sobre el escenario las sombras de Fito Cabrales y Carlos Raya debajo de dos inmensos focos coincidiendo con los primeros acordes de “Un buen castigo”. Si el Palau Sant Jordi tiene fama de no tener una muy buena acústica, y el sonido de los teloneros no hizo más que corroborar esa teoría, Fito & Fitipaldis debieron ser la excepción que confirma la regla porque desde el principio hasta el final desplegaron un sonido limpio e impecable que se escuchaba con total claridad desde cualquier rincón del recinto.

Durante una hora y media fueron sonando tanto temas ya clásicos de la banda (“Un buen castigo”, “La casa por el tejado”, “Wisky barato”, “Estrella de rock”, “Cerca de las vías” o “Para toda la vida”) como algunos de los temas de su último álbum (“Viene y va”, “Por la boca vive le pez”, “Me equivocaría otra vez”, “Sobra la luz” o “Como pollo sin cabeza”). Tras este primer bloque de canciones el grupo se retiraba, volviendo al cabo de 3 minutos para llevar a cabo el típico set acústico con todos los músicos sentados en taburetes en la parte frontal del escenario. “Rojitas las orejas”, “El funeral” o “Quiero beber hasta perder el control” fueron algunos de los temas que sonaron dentro de este mini “Unplugged” en el que también se incluyó “Callejón sin salida”, dedicado a los Estopa que debían andar por la zona V.I.P. Pero lo mejor aún estaba por llegar. El concierto se cerró con temas como “Abrazado a la tristeza”, “Deltoya”, la aclamadísima y coreadísima “Soldadito marinero” con estribillo final de más de minuto y medio cantado por el público, “Medalla de cartón”, “Acabo de llegar” y “Donde todo empieza” para finalizar.

A lo largo de todo el concierto el público de Barcelona se mostró muy entrgado, sobretodo la gran cantidad de adolescentes de genero femenino, las cuales se sabían absolutamente todas las letras y bailaban las canciones de forma asombrosa, mezclando una especie de twist y rock & roll a lo Pili y Mili. Jamás hubiera imaginado semejante aceptación de Fito entre la muchachada, y mucho menos entre las chicas, corriendo los tiempos que corren y siendo Fito más feo que mandar a la abuela a por droga. Supongo que será la consecuencia de salir en los 40 Principales.

En resumidas cuentas, Fito & Fitipaldis se salieron de una forma espectacular. Al margen de la indudable calidad de Fito, tanto en guitarra como en voz, en mi opinión, la renovación de los Fitipaldis con Carlos Raya, Candi Caramelo, El Niño Bruno y Joserra Semperena le ha dado al grupo mucha más fuerza y muchos más aires de gran banda. No en vano, todos ellos tienen un amplísimo currículo acompañando a artistas como Andrés Calamaro, Sangre Azul, M-Clan o Duncan Dhu, y realmente eso se nota sobre el escenario. Con respecto a Javier Alzola y su saxofón, simplemente decir que continúa siendo un pilar básico del sonido Fitipaldi. Un diez para todos ellos.

Rubén (El Artista Multimedia del Bajo Aragón)

4 Comments:

  • "mezclando una especie de twist y rock & roll a lo Pili y Mili" jajaja!! si es que estabas sentado pero no te perdías ni un detalle, eh? jeje Pues sí, conciertazo el de Fito&fitipaldis! dándolo todo! y el público tb... brutal.

    By Anonymous cris, at 7:10 p. m.  

  • Esa Cris buena... jejejeje... Es lo que tiene ir a la grada, que captas ciertos detalles imposibles de captar en el mogollón... Al final hasta le voy a pillar el gustillo.

    By Anonymous El Artista Multimedia, at 2:04 p. m.  

  • A mi si me gustaron los teloneros Zodiacs y si hacer buen rock.
    La verdad es que no me extraña que no te gustaran, ver el concierto de fito sentado dice mucho de ti.

    By Anonymous Anónimo, at 1:00 p. m.  

  • ¿Qué dice de mí, que no había entradas de pista a la venta?... Por cierto, los Zodicas fueron una puta mierda.

    By Anonymous El Artista Multimedia, at 2:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home