domingo, febrero 20, 2005

Contraband (Velvet Revolver) -2004-


Después de la expectación que creó esta banda, de la cual se hablaba desde hacía algunos años, es posible que muchos esperaran algo diferente. Para el que no lo sepa (que todo es posible), decir que Velvet Revolver están compuestos por Scott Weiland (ex - Stone Temple Pilots) a la voz, Slash (ex - Guns N’ Roses) a la guitarra solista, Duff McKagan (ex - Guns N’ Roses) al bajo, Matt Sorum (ex – The Cult y ex – Guns N’ Roses) a la batería y Dave Kushner (ex – compañero de escuela de Slash y habitual en la escena rockera de Los Angeles) a la guitarra rítmica. Viendo un cartel con semejantes espadas cualquiera puede pensar (yo lo hice): “Vuelven Guns N’ Roses con otro cantante”... pues prácticamente nada que ver.

Es lógico que cuando uno espera una cosa de un disco y se encuentra con otra bastante diferente siempre se lleva una gran decepción, pero si te aíslas del motivo por el cual has llegado a conseguir el disco (en mi caso porque tocan tres Guns N’ Roses) y te centras en lo verdaderamente importante que es el sonido, descubres el contenido real del disco y puedes valorarlo únicamente por su calidad musical.

Musicalmente “Contraband” es un disco de hard rock contundente, en ocasiones excesivamente contundente, en el que quizás sobren efectos y falten buenos riffs. En él podemos encontrar temas muy enérgicos a la vez que pegadizos como “Sucker train blues”, “Set me free” o “Slither” y además, como no puede ser de otra forma en un disco de hard rock americano, no faltan las baladas de rigor como “Fall to pieces” o “Loving the alien”. Son buenos temas, pero la estructura de practicamente la totalidad de ellos peca de ser demasiado simple. La producción es exquisita, tan exquisita que en el directo de Velvet Revolver queda patente quien es bueno y quien es malo. La voz de Scott en el disco suena impresionante, con una serie de efectos de distorsión y juegos de coros que prácticamente llegan a la perfección, pero en directo no se pueden hacer milagros y uno canta como puede, y en el caso de Scott Weiland es FATAL.

Por lo que respecta a la estética del grupo, decir que Velvet Revolver parecen haber sido estudiados y reestudiados por un equipo de asesores de imagen antes de publicar y promocionar su primer disco de cara a atraer a los antiguos fans de Guns N’ Roses y a las nuevas hornadas de quinceañeras: Slash está como siempre y hasta se pone la chistera para tocar “Used to love her” en los conciertos; Duff está como en sus mejores tiempos de Guns N’ Roses; Matt se ha convertido en una Fashion Victim, hasta el punto que en la sección de enlaces de su página web oficial hay vínculos a páginas de marcas de ropa; y Scott es la viva imagen de Iggy Pop que en los directos incluso se engalana con parafernalia militar como Axl Rose en sus inicios. Bien mirado resulta algo ridículo que cuatro tipos de cuarenta años padres de familia pretendan aparentar que tienen dieciocho o veinte, pero bueno, así es el mundo del Rock.... but I like it...

Rubén (El Artista Multimedia del Bajo Aragón)

1 Comments:

Publicar un comentario

<< Home